TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA
 

Consulta privada de Psicología en Madrid Capital

Senda Psicólogos

HOME

-

MAPA

      
 
    

  QUIÉNES SOMOS  

    

  QUÉ HACEMOS  

    

  CONTACTO Y DÓNDE ESTAMOS  

    

  VÍDEOS DE INTERÉS  

    

  ENLACES DE INTERÉS  

    

  Frases para pensar  

    DEPRESIÓN
    ANSIEDAD
    FOBIA SOCIAL
    FOBIAS ESPECÍFICAS

    ANSIEDAD
  TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA
  TRASTORNO DE PÁNICO
  AGORAFOBIA

 
 

  DEFINICIONES DE VARIOS TRASTORNOS EMOCIONALES 

-

  ANSIEDAD 

    TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA

En el trastorno de ansiedad generalizada (TAG) la ansiedad no se limita a ninguna situación particular, sino que ocurre de forma crónica, sin que la persona sea capaz de discriminar qué situaciones producen exactamente sus síntomas. El que sufre este trastorno de ansiedad responde a señales internas (por ejemplo pensamientos) y/o somáticas, y a señales externas de amenaza muy sutiles, cuyo contenido puede ser muy amplio.

El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por ansiedad y preocupación excesivas persistentes en el tiempo y difíciles de controlar. Estas preocupaciones son sobre diversos tipos de acontecimientos o actividades. Las más comunes suelen hacer referencia a circunstancias de la vida diaria; son habituales temas como la familia, los amigos, el dinero, el trabajo, los estudios, el manejo de la casa y la salud. Pueden ser por cuestiones menores (reparación del coche, faenas domésticas, llegar tarde a un sitio o a una cita, etc.) o por cosas que es improbable que sucedan o que, si ocurren, son mucho más manejables y menos drásticas de lo que ellos piensan.

Las preocupaciones son relativamente constantes en las personas con trastorno de ansiedad generalizada, y por lo general únicamente son capaces de dejar un tema de preocupación ante la aparición de un nuevo tema de preocupación. Este término es definido por algunos autores como una cadena de pensamientos e imágenes (especialmente los primeros) con carga afectiva negativa y relativamente incontrolable, que está orientada hacia un peligro futuro que es percibido como incontrolable.

Se dan también algunas de las siguientes manifestaciones somáticas:

       • Inquietud, o sensación de excitación o “estar al límite”
       • Fatigarse con facilidad
       • Dificultad para concentrarse o sensación de tener la mente en blanco
       • Tensión muscular
       • Alteraciones del sueño.

 

Senda Psicólogos - 2007 © - E-mail: senda@sendapsicologos.com