ANSIEDAD
 

Consulta privada de Psicología en Madrid Capital

Senda Psicólogos

HOME

-

MAPA

      
 
    

  QUIÉNES SOMOS  

    

  QUÉ HACEMOS  

    

  CONTACTO Y DÓNDE ESTAMOS  

    

  VÍDEOS DE INTERÉS  

    

  ENLACES DE INTERÉS  

    

  Frases para pensar  

    DEPRESIÓN
    ANSIEDAD
    FOBIA SOCIAL
    FOBIAS ESPECÍFICAS

    ANSIEDAD
    TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA
    TRASTORNO DE PÁNICO
    AGORAFOBIA

 
 

  DEFINICIONES DE VARIOS TRASTORNOS EMOCIONALES 

-

  ANSIEDAD 

edf40wrjww2TABLA1:B42

Se han realizado muchas definiciones de ansiedad. Por citar alguna de eminentes autores diremos que el estado de ansiedad es una reacción emocional que consiste en sentimientos de tensión, aprensión, nerviosismo y preocupación, así como activación o descarga del sistema nervioso autónomo.

Una característica importante de la ansiedad es su naturaleza anticipatoria; lo cual quiere decir que la respuesta de ansiedad tiene la capacidad de anticipar o señalar un peligro o amenaza para el propio individuo. Esto le confiere un valor funcional importante, ya que es de gran utilidad biológico-adaptativa. Sin embargo, a veces esta utilidad se convierte en desadaptativa cuando se anticipa un peligro irreal o desproporcionado, como ocurre en la ansiedad patológica. Por lo tanto la ansiedad puede ser una respuesta normal y necesaria que ayude al individuo, o por el contrario una respuesta nada adaptativa que le crea malestar. ¿Cómo podemos diferenciar una ansiedad de otra? La ansiedad patológica es de mayor intensidad, más frecuente y más persistente que la ansiedad normal, así mismo hay diferencias en las distintas interpretaciones que se suelen hacer de los sucesos. Por ejemplo, la persona con ansiedad patológica tienen pensamientos más catastrofistas.

Componentes de la ansiedad

Al igual que cualquier otra emoción, la ansiedad implica al menos tres componentes:

 

  • Subjetivo o cognitivo: es el componente de la ansiedad relacionado con la propia experiencia interna: miedo, pánico, alarma, inquietud, preocupación, aprensión, obsesiones, etc.
  • Fisiológico o somático: los cambios fisiológicos más característicos consisten en un incremento del sistema nervioso autónomo que pueden reflejarse tanto en cambios externos (sudoración, dilatación de la pupila, temblor, incremento de la tensión muscular, palidez facial, etc.) como internos (aceleración cardiaca, descenso de la salivación, aceleración respiratoria, etc.)
  • Motor o conductual: son las conductas que hacen referencia fundamentalmente a las repuestas de escape (huida) y evitación, así como la expresión facial y movimientos o posturas corporales.

 

 

Senda Psicólogos - 2007 © - E-mail: senda@sendapsicologos.com